Cómo sobreviví al dump de las criptomonedas

Quienes me conocen bien saben que soy un fanático del mundo de las criptomonedas desde que en Julio de 2017 hice mi primera incursión en forma de compra de 2 Litecoins (LTC).

Aquella compra me abrió las puertas a un mundo, el de la inversión, que siempre ha estado presente en conversaciones con amigos y, sobretodo, familia. Que además ha tenido mucha relación con mi vida laboral, por mi trabajo en los dos mayores diarios económicos de España, pero en el que nunca había entrado.

Y actualmente estoy aprendiendo mucho, sobre trading, ETFs, fortaleza mental, objetivos, estrategias para recoger beneficios e incluso configuración de inversión en futuros y margin, gracias a un grupo de Discord: CryptoRandGroup. Pero no quiero que nadie acepte esta invitación a formar parte de esta comunidad con el interés común por las criptomonedas sin haber leído mi experiencia completa… Y sin ni un solo enlace de referidos.

TLDR: Me meto en el mundo criptos, sin tener ni idea, cometo mis errores, mis aciertos, vivo la montaña rusa de la volatilidad y encuentro un sitio donde hay formación, consejos de inversión y una comunidad muy activa en un grupo de Discord. Y ahora puedo decir que estoy obteniendo beneficios y aprendiendo cada día.

La experiencia

Desde 2017, si he aprendido algo, ha sido a resistir. A resistir la tentación de vender cuando crees que llevas buenos beneficios. A resistir el FUD (Fear, Uncertainty, Doubt en inglés, Miedo, Incertidumbre y Duda en español) que manda abajo un mercado tan volátil y, por supuesto, a resistir el vender en ese momento. A resistir cambios de precio realmente bruscos («es el mercado amigos», y este es un mercado muy nuevo todavía y extremadamente volátil.

Y ese aprendizaje de la resistencia ha sido gracias a la experiencia. Experiencia que he adquirido en momentos buenos y malos.

Momentos como la primera vez que viví un dump del bitcoin y que arrastró al resto del mercado. Allá por 2017, China anunció que iba a prohibir la minería. Cerró alguna web de exchanges basados en china… Y por miedo a perder lo que había comprado, vendí (por aquel entonces no sabía ni lo que era una orden Stop Loss), para que acto seguido se aclararan esas noticias de China, y la valoración del bitcoin recuperara en poquísimo tiempo el nivel que había perdido, por lo que me vi fuera, sufrí el mítico FOMO y volví a entrar. Por desgracia el mercado había entrado en un pequeño ciclo bajista y poco a poco bajó. La frustración por no haberlo visto, el enfado con uno mismo, tuve que superarlo y aguantar momentos muy duros como novato en esto y, además, en un mercado tan particular como el de las criptomonedas.

Pero también llegaron momentos buenos. Como el primer ATH (siglas de All Time High, máximo histórico en español) y el camino hasta llegar a esos 20.000 dólares. Día tras día veía que mi cartera, sin hacer absolutamente nada, valía más. Y ahí llegó otro aprendizaje: hay saber retirarse a tiempo. Después de un rally alcista, en cualquier mercado que quiera preservar su buena salud, debe haber una corrección. Corrección en modo de bajada, o en modo de consolidación. Pero eso tampoco lo sabía entonces. Así que, sin estrategia para recoger beneficios, sin objetivos, vi como casi todo lo que había ganado, bajaba en una racha bajista que se alargó en el tiempo durante meses. Y un nuevo aprendizaje. No hay que tratar de comprar el punto más bajo, hay que esperar a que el mercado se consolide y de señales de volver a subir. Parece fácil, pero no lo fue.

Así, creí que las altcoins podrían tener un momento de impulso y cambié buena parte de mis bitcoins por monedas que entonces apuntaban buenas maneras: Ethereum, Cardano, Litecoin, Monero, Tron, EOS, Stellar… Y me hice una cartera que se convirtió en una pesada bolsa que arrastrar, porque no pararon de bajar.

En el valle

Así pues, mantuve el seguimiento de mi cartera, pero abandoné el trading. Configuré alertas de precios para lo que había comprado, alertas imposibles de alcanzar tal y como estaban las cosas entonces, y además, mi capital se había reducido en un 80%. Entonces aprendí, de verdad, lo que es HODL. La historia del HODL forma parte de la leyenda del bitcoin y, por tanto, de las criptomonedas. Todo viene de un post en bitcointalk donde uno de los miembros del foro (el más importante acerca de este mundo en sus orígenes) la expresión HODL, del inglés HOLD (aguantar, mantener) pero mal escrito. Porque quién escribió esa entrada, cuando lo hizo, en pleno crash del bitcoin, estaba borracho, su novia había salido a un bar para lesbianas y el autor reconocía que era un trader malísimo y tiraba de ironía para decirles a los day traders que a quien engañaban era a otros porque aunque le dijeran que debería haber vendido el estaba HODLING. Y reconocía haberlo escrito mal a propósito.

Así pues, como HODLER, malísimo trader certificado tras muchos errores. Me distancié un poco de este mundo. Nunca de mi cartera, que siempre comprobaba cómo iba. Maldecía mi suerte por no tener líquido para invertir en momentos clave (con el BTC por debajo de 4000$, por ejemplo) y, para colmo, ayudé a algunos amigos a hacer dinero guiándoles en esa compra «en rebajas».

Empieza la remontada

Con todo esto, un día empiezo a interesarme por los proyectos de Staking. El staking consiste en poner tus criptomonedas en un plan fijo o flexible, a cambio de un porcentaje. Y total, si no estaba haciendo trading ni nada, lo mejor que podía hacer era poner mis criptomonedas en algún sitio para que den algo, por poco que fuera.

Empecé con Uphold, un poco a modo de prueba, pero me parecían excesivos sus fees, así que, una vez visto que funcionaba, empecé a interesarme por los planes propios de algunas criptos, como Cardano o EOS. Después vi que Binance tenía sus propios planes, pero seguía teniendo cierta manía a los exchanges. Y con esta mentalidad, ya abierta a otros proyectos, descubrí NEXO. Mi primer acierto. Traspasé todo a mi cartera de NEXO y, para mejorar el porcentaje, hice una compra importante de su moneda.

Y llego a Discord… En pleno bull run

La valoración de mi cartera empieza a subir como la espuma gracias a esa compra de NEXO. El BTC va camino de máximos, así como el ETH y el resto de monedas. ¡Por fin el HODL da sus frutos! Pero, en realidad sigo navegando por el mercado sin un rumbo fijo. Y entonces llega otro golpe de suerte. Hay quien dice que la suerte es para quien la busca, pero en este caso yo no estaba buscando nada.

Otra de las cosas que aprendí al empezar en este mundo es que la mayoría de los grupos de Telegram, la gente que promete beneficios, calls super rentables, no valen para nada. La mayoría forman parte de estructuras mayores que buscan el Pump & Dump (inflar un valor para luego vender y «sálvese quien pueda») y las pruebas que hice al principio salieron todas mal.

Así pues, una de las muchas cuentas relacionadas con el mundo cripto que sigo en twitter promocionaba su canal de Discord. Un canal gratuito, con una comunidad, y una parte privada bajo suscripción de 200$. Hasta aquí todo normal. El precio de la suscripción me parecía un poco caro, pero bueno, no me interesaba nada. Incluso hacía sorteos en los que no solía participar (tampoco me lo creía). Hasta que un día decido participar, me uno al canal, hago retwit para entrar en un sorteo de 500$ y… ¡Resulta que me toca!

Varios mensajes privados en Discord, que primero pensé que sería cualquier estafa random, y me encuentro que no, que me efectivamente me ha tocado el premio. «No puede ser tan fácil» pienso yo, seguro que ahora me lo cambia por una suscripción al canal, y me veo dentro, y piensa que así voy a renovar. No podía estar más equivocado. Me enviaron los 500$ en BTC (elegí yo) y, tras un tiempo, decidí darle una oportunidad al canal de manera personal.

Cual fue mi sorpresa cuando empecé a ver videos con clases de trading, recomendaciones de estrategia, cómo recoger beneficios, configuraciones para invertir en Margin para evitar ser liquidado completamente, listas de seguimiento de trading view, entrevistas a equipos y CEOs de proyectos de criptomonedas nuevos, cómo definir un Stop Loss. Vamos, una cantidad tal de información, que todavía no he podido leer todo.

Y en cuanto a los calls (lo mejor para los que apenas tenemos tiempo para aprender e investigar), proyectos con análisis técnico y fundamental sólido, no muchos (creo que activos a la vez no he tenido más de 5 o 6), bien explicada la intención, más allá del dato de precio de entrada, stop loss o take profit.

Tanto es así que cada mes renuevo sin pensármelo dos veces. Y eso que son 200$, pero he dividido mi cartera en NEXO en dos partes, una para HODL, que mantengo y otra para trading. Y cada mes saco más de esos 200$, además de aprender, seguir una estrategia bastante conservadora dentro de lo que es este mundo y diversifico mi cartera de inversiones con los beneficios que obtengo.

Y llega el dump de bitcoin de mayo de 2021

Es en los momentos complicados cuando se notan los buenos capitanes. De nuevo China pone la maquinaría del FUD en marcha y vuelve a hablar de prohibiciones. Todo parece orquestado para «tumbar» la reciente inversión de Elon Musk, así como todos los inversores institucionales que han ido entrando en este último bull run, hasta el máximo histórico de 62.000 dólares por bitcoin (así como del resto de criptomonedas). ¿Y qué pasó en el canal de CryptoRandGroup? Que apenas unos días antes cerramos varias posiciones, todas con buenos beneficios. Parece magia pero no lo es. Más allá de las malas o buenas noticias, el análisis técnico se adapta a estas. No es sacar la bola de cristal, es analizar niveles, volúmenes de compra, venta, tendencias y tomar decisiones con un buen criterio de riesgo/beneficio.

Y esto se ha traducido en que mi cartera de HODL llegó a un -37% y la de trading apenas sufrió un -7%, con líquido disponible para aprovechar la consolidación y un nuevo bull run y reinvertir parte de los beneficios.

Por eso, sin ningún enlace de referido, recomiendo a todo el mundo que eche un vistazo a este canal de Discord gratis, y que si tiene interés por aprender algo de inversión y, de paso, ganar dinero, que valore unirse a la versión de pago: canal Discord gratis de CryptoRand Group

Written by:

Nacido en 1977, diseñador gráfico y web desde 1998 en diferentes proyectos y empresas. Padre de dos "fieras" adorables y marido. Afición por la fotografía, el video, videojuegos, las plantas... Hago todo lo mejor que puedo.

Comments

Deja un comentario